Seguinos

Radio

Las dos pasiones: Bombero y Deportista

Las dos pasiones: Bombero y Deportista

Pasó el día del Bombero y desde nuestro espacio le dedicamos un pequeño homenaje contando la historia de José Maldonado, miembro activo del Cuerpo de Bomberos y jugador de Rugby.

En el día del bombero, le buscamos la vuelta para hacerles un pequeño homenaje desde el mundo del deporte y mostrar así la historia de un deportista-bombero, para conocer un poco el doble oficio, la doble pasión y el doble compromiso; y por eso dialogamos en “La Pasión en Play” con José “el negrito” Maldonado: “El día del Bombero es un día especial para cualquiera que lleve adelante este oficio, lo esperamos todo el año y personalmente lo disfruto más que un cumpleaños. Por desgracia este no fue un buen día del bombero, de por si la situación de la pandemia hizo que no nos podamos reunir con todos los compañeros como lo hacemos siempre, y ni hablar de que la jornada terminó en tragedia con la noticia de la pérdida de dos camaradas en cumplimiento del deber. Eso te hace pensar que cada día toca la sirena, salís y no sabes si vas a volver”, es el primer análisis que realiza el entrevistado, haciendo referencia a la tragedia en la explosión de la perfumería en Villa Crespo.

José lleva 25 años de Servicio en el Cuartel de nuestra ciudad.

Decíamos en la previa, dos pasiones y dos compromisos. José no solo es Sub Oficial Cabo en el Cuerpo de Bomberos Voluntarios José María Calaza, sino que también desde hace mucho le dedica su tiempo al Rugby en Ranqueles: “El rugby también es mi pasión, uno ama el club y el amiguismo que se logra dentro del mismo, algo que solo entenderá alguien que lo viva. De chico jugué al fútbol en Huracán, después dejé y luego con el Mundial de Rugby 2007 y la buena actuación de los Pumas, se logró el puntapié para acercarme al club, que después se convirtió en una pasión, un amor; de hecho nunca me desvinculé, a pesar de no jugar a veces me ha tocado dar una mano como paramédico en todas las disciplinas y obviamente también hubo predisposición”, comenta.

PH: Ruth Palloni

En ese doble compromiso, las cosas se pueden mezclar porque el deber de bombero no conoce de días y horarios, es así que Maldonado nos cuenta como logra lidiar con la situación: “Los chicos del Club saben que con el oficio de uno, y el amor que uno le tiene, a veces me toca ausentarme o dejar un entrenamiento por un toque de sirena y ellos me hacen el aguante. Me pasó hace un par de años que estábamos entrando en calor para un partido y sonó la sirena, vi que éramos pocos jugadores y me quedé; para colmo a los pocos minutos volvió a tocar la sirena porque hubo otra emergencia y yo me quería morir. Me costó mucho concentrarme, el primer tiempo estuve fuera de foco y no me salió una bien”.

“En 2018 dejé de jugar para retornar al colegio, en 2019 también seguía estudiando pero un día me acerqué al club y vi que eran muy pocos y faltaba un mes para empezar el campeonato, y al ver ese panorama dejé de lado el colegio y volví a jugar. Muy pocas veces pudimos completar la cantidad de jugadores. Este año vi que por suerte había muchísima gente y no iba a jugar, aunque a veces lo veía a mi hermano preparándose para jugar y me volvieron las ganas de arrancar y después pasó lo que todos sabemos”.

Cosa de familia: Manuel y josé Maldonado con la Copa.

A modo de cierre, el negrito reflexiona sobre el prestigio que tiene “El respeto que tiene la institución de Bomberos tratamos de sostenerlo día a día. La gente nos quiere mucho y nos lo hace notar. A nosotros nos gusta mucho compartir y mostrarles nuestro mundo a los chicos y como no pudimos reunirnos este año les pedimos que nos manden unos dibujos y llenamos los portones de dibujitos de los niños. Es algo que nos llena el alma y nos anima a seguir”.

El cuartel empapelado de dibujos de niños. (PH: Facebook Bomberos Voluntarios José María Calaza)

Escuchá la nota completa

FOTO PORTADA: Gabriel Alegre

Más sobre Radio

PUBLICIDAD