Seguinos

Radio

Mario Cuenca: «Ganarle el ascenso a Belgrano fue lo mas importante de mi carrera»

Mario Cuenca: «Ganarle el ascenso a Belgrano fue lo mas importante de mi carrera»

Héroe del Talleres 98/99, Campeón Sudamericano con Arsenal, Hoy retirado y alejado de las canchas. Mario Cuenca y lo mejor de su carrera en «LA PASION EN PLAY». ¡Escuchá la nota completa!.

Un protagonista histórico de la modernidad de Talleres, destacado en los momentos más importantes del fútbol de Córdoba como lo fueron el ascenso del 98 y la Conmebol 99; con una carrera con pocos clubes, pero en la que consiguió varios títulos. Mario David Cuenca habló con #LPEP y volvió en el tiempo para repasar sus momentos más importantes en el fútbol grande de la Argentina.

Actualmente radicado en su pueblo, Del Campillo, se alejó de las canchas para dedicarse a su familia y a su oficio actual que gira en torno a la Agricultura y la Ganadería: “En 2010 rescindí mi contrato con Racing, me retiré y me volví a al pueblo; acá me dedico a ser productor rural. Hace un par de años estuve en el Cultural Del Campillo entrenando arqueros y después me alejé un poco. Estuve 20 años sin poder pasar los fines de semana con mi familia y ahora quiero disfrutar. Incluso tengo el curso de DT pero veo difícil que lo ejerza”, explica el ex portero.

Posterior a la breve presentación, y luego de contarnos sobre su actualidad, Mario inmediatamente nos deja el título de la jornada, donde claramente sentencia que el ascenso ganado mano a mano a Belgrano en la temporada 97/98 en la B Nacional, fue el logro más importante de su carrera: “Después de las semis contra River en Sudamericana jugando para Arsenal, en la que me tocó atajar dos penales y convertir el último, los periodistas me preguntaban si era el logro más importante de mi carrera y no; el hecho de ganarle un ascenso mano a mano a Belgrano, por lo que se vivió en la ciudad, no me lo puedo olvidar nunca más y fue lo más importante de mi carrera sin dudas”, asegura y añade: “Esas semanas no se podía estar en Córdoba del clima que había; Ricardo Gareca nos llevó a Carlos Paz para tranquilizarnos y alejarnos del ruido. Llegar de Carlos Paz hasta el Chateau fue casi imposible por la cantidad de gente que se agolpaba en el Estadio, es algo que no voy a olvidar nunca”. Cuenca fue uno de los protagonistas principales de aquel 5 de julio del 98, cuando tras empatar la serie, fueron a los penales y a Mario le tocó desviar 2, siendo parte necesaria de la victoria 4 a 3 ante el eterno rival.

Resumen de la final

Malas experiencias en Racing, con una sorpresiva autocrítica que no es fácil de encontrar en el mundo del fútbol; el guardametas cuenta su paso por la academia: “En Racing nunca me pude acomodar, se fueron muchos referentes y quedaron jugadores que recién empezaban como Gastón Fernández y Lizandro López. Traían arqueros y quedaba relegado, y yo tengo que admitir que en esa situación nunca me comporté bien y cuando no me tocaba jugar no era positivo y eso es un defecto que nunca pude sobrellevar. Que me paguen para estar en el banco no me gustaba para nada”.

Postal de su paso por Racing

Luego del mea culpa, de las malas épocas; volvieron el rodaje y las buenas. En Arsenal de Sarandí, Cuenca se consagró Campeón de la Sudamericana 2007, y la Suruga Bank en 2008, sumando dos títulos Internacionales más al conseguido en Talleres: “En Arsenal, Alfaro empezó a traer jugadores de equipos grandes que no tenían rodaje y armó un equipo fuerte que jugaba muy bien, hacíamos desastre (entre los jugadores estaban Gandolfi, Loeschbor, San Martín, Calderón, Papu Gómez, Andrizzi, entre otros). Eso nos llevó a ganar la Sudamericana y la Suruga Bank”, comenta.

Campeón Sudamericano con Arsenal

Volviendo a la “T”, pero ahora refiriéndose a la actualidad; Cuenca hace referencia a sus pasiones por el matador, al paso del club por el Argentino (el cual admite que sufrió mucho), y destaca el orden que ha conseguido la institución en los últimos tiempos: “Estuve 10 años en Talleres y es imposible no hacerse hincha. Apenas empecé la cosa estaba complicada, ni ropa teníamos a veces. Luego las cosas cambiaron, y hoy debe estar entre los clubes con mejores inferiores del país. El Club está ordenado institucional y económicamente; con predios de entrenamiento extraordinarios. Al equipo lo veo que juega bien, con altibajos, pero tiene un buen equipo que me gusta ver, que juega lindo aunque a veces gana y otras no”.

Y si se habla de actualidad, no puede quedar afuera el análisis sobre Guido Herrera, de arquero a arquero: “Pude hablar con Guido, lo veo muy bien, muy sólido y tiene lo que hay que tener, además de la mejor pegada del país. El arco de Talleres es muy grande, la gente te exige mucho y no es poca cosa. También he hablado con Mauricio Caranta que tiene una gran jerarquía y una gran carrera. El Club tiene dos grandes arqueros y lo mejor sería que lo condecoren con algún título, algún logro”.

Caranta y Herrera, los actuales guardianes del arco de la «T»

En continuidad con lo que se dijo al principio de la nota, Supermario refleja nuevamente su costado familiar, que lo ayudó a tomar la decisión de dejar el fútbol cuando todavía le quedaba algo de tela para cortar: “Mi señora y yo estamos juntos desde hace 30 años, yo me fui a probar a Talleres a los 17 y quedé, entonces le prometí a ella que a los 33 años me retiraba del fútbol para que no pasara tanto tiempo sola. Me pasé un añito y hasta podía seguir jugando; pero tenía mi papá ya mayor, mi señora cansada y 3 hijas, asique decidí retirarme definitivamente”, concluye.

Finalmente, Cuenca se refirió al centralismo del fútbol en Buenos Aires, y llamó a apoyar a los clubes de la Provincia: “Hay que ser más cordobeses, apoyar los equipos de nuestra Provincia. Yo creo que en este último tiempo la gente comenzó a simpatizar mas por los clubes de Córdoba, o ahora por ejemplo a Estudiantes de Río Cuarto”, cerró.

Cuenca festejando uno de los dos penales retenidos en la final del ascenso.

Escuchá la Nota completa

Más sobre Radio

PUBLICIDAD