Seguinos

Radio

Bocha Houriet: «Soy más agradecido que exigente»

Bocha Houriet: «Soy más agradecido que exigente»

Una notable carrera como relator, un baño de humildad constante y un mensaje de preparación y perseverancia fueron las claves de esta charla de Carlos «bocha» Houriet con #LPEP.

Un referente del relato de fútbol nacional que combina picardía, simpatía, espontaneidad, originalidad, sencillez y un gran carisma para crear esa magia que entretiene y emociona al oyente que lo escucha cada domingo en los partidos más importantes de los grandes de Córdoba, o de la Selección Argentina. Carlos “bocha” Houriet pasó por “La Pasión el Play”, y dialogó sobre la actualidad del fútbol argentino, su historia, y dejó grandes mensajes de perseverancia.

“Desde hace 5 años vivo en Carlos Paz. Acá hubo algunos casos al principio y ya hace bastante que no tenemos. Estamos cerca de Córdoba que estuvo un poco más complicado pero que también ha mejorado. Ojalá que éste sea el pico que tanto se menciona y sigamos aguantando para que de a poco se vuelva a la normalidad. No me molesta quedarme en casa, si me molestaba no poder juntarme con mis seres queridos pero hace un par de semanas que ya pudimos y de a poco vamos retornando. Incluso ya hemos podido relatar algunos partidos de ligas de Europa”; comienza explicando el “bocha” sobre su trato con el asilamiento por la Pandemia.

Para seguir hablando de actualidades, se le consulta al relator (un férreo atacante del centralismo porteño) sobre la actualidad del fútbol argentino y la incertidumbre que gira en torno a las posibilidades de volver a la actividad: “Todo lo que suceda en el fútbol argentino será siempre una incertidumbre. Ahora la cosa empeora porque se mezclaron todos los que en su momento empataron una elección impar. Esa dirigencia debería dar un paso al costado y dejarle lugar a una renovación en su totalidad. Ya nada te sorprende. En abril decidieron dar por terminado el campeonato de primera sin saber que iba a pasar, y además suspender los descensos ya del año que viene. Por otro lado no terminaron la B Nacional, y ahora San Martín de Tucumán le inició un juicio en el TAS que si se lo gana y asciende va a dejar a todos en un ridículo total”, analiza algo molesto con la situación, y agrega: “Hace 30 años que relato en Córdoba y ya nada me sorprende de la AFA, y de esas historias de depender de lo que pasa en Capital cuando se toman las decisiones. Estamos acostumbrados a ver el poder que manifiestan los clubes grandes. Por lo menos de vez en cuando salen a la luz las cosas que nosotros siempre criticamos”.

Conocedor del barro y la gloria, le consultamos a Houriet de sus inicios y avances en su carrera como relator: “Me casé en el 84 en Berrotarán y un año después empecé a relatar ahí en el pueblo durante un par de años. Luego me llamaron de Radio Río Cuarto y le seguimos la campaña a Estudiantes. Ya entrando en los años 90 me llama Víctor Brizuela para relatar en LV2, donde estuvimos 4 años y luego pasamos a Cadena 3. Llevo ya 25 años en Cadena 3, en enero del año que viene voy a cumplir 30 años relatando en Córdoba, y unos 34 o 35 desde que comencé”.

El protagonista nombra a una persona que fue sin dudas un pilar del Periodismo Deportivo en Córdoba, Victor Brizuela: “Es muy curiosa la forma en la que Victor me contacta. Yo le había llevado muchos Cassettes a LV2 con relatos míos para que escuche, aunque los dejaba en la puerta de entrada, nunca se los di personalmente. Los cassettes nunca les le llegaron. Pero un día Victor estaba en Carlos Paz y escuchó un partido de Estudiantes que estábamos relatando, y se ve que le gustó, ahí se contactó con la Policía de Berrotarán que le pasó mi número y se comunicó conmigo, allí comenzó la historia. Soy un bendecido de haber trabajado con Víctor. Yo no tuve estudios pero me tocó el mejor profesor particular de Periodismo Deportivo, que me daba clases todos los fines de semana en una cabina y me pagaba un sueldo. Tuve la suerte de hacer esto 20 años. Es un crack que nunca se le va a encontrar un reemplazo; como comentarista tenía una marcha más y siempre fue diferente, como Osvaldo Wehbe relatando, siempre están adelantados”.

Decimos en la previa que el entrevistado conoce el barro del oficio de relator y es que sus orígenes no son tan lejanos a los que vive un relator de estas tierras, estando arriba de los techos, pidiéndole corriente a un vecino y demás. A continuación el “bocha” nos cuenta cómo fue su primer relato: “Uno en la juventud cree que se las sabe todas. Crees que se puede hacer todo sin preparación y no es así. Decidí ir a relatar fútbol porque imitaba relatores, porque imitaba partidos y una cosa es jugar y otra cosa es tomar en serio la profesión. En mi primer partido yo tenía anotado los jugadores a puño y letra como lo hago hasta hoy día, y pensaba que era fácil; pero la cuestión es que empezó el partido y no encontraba un jugador. Hasta grité un gol que no fue y la gente se reía, me quería matar. En esos momentos yo estaba solo en la cabina de transmisión y miré el equipo con ganas de apagarlo e irme a mi casa porque la vida me había dado una lección importante de que había que prepararse y armarse. Pero no desenchufé porque soy un tipo que siempre la lucha y seguí. Y para los siguientes partidos ya me empecé a preparar mejor, a informarme; y con el tiempo relaté Mundiales, Copas Américas, Copas Libertadores y estar en una radio tan importante durante tantos años. El comienzo fue aquel y la lección siempre fue que siempre hay que prepararse para encarar un oficio”.

Luego de tamaño mensaje, le consultamos al oriundo de Berrotarán por sus recuerdos más emotivos en cuanto al relato: “Los partidos que siempre recuerdo más son los ascensos de Córdoba, porque el hincha cordobés es un mendigo de alegrías ya que ha tenido muy pocas; entonces cada vez que se da algo de esa magnitud se vuelven inolvidables. También recuerdo aquel partido en Quito ante Ecuador, donde Messi nos clasificó al Mundial con 3 goles increíbles. Luego en el Mundial de Rusia cumplí el sueño de relatar a la Argentina en una Copa del Mundo, si bien yo había ido a varios mundiales, me tocaba relatar otros partidos y en Rusia más allá de las derrotas, la experiencia se volvió inolvidable”, comentó y luego añadió sus referentes en la profesión: “Yo empecé admirando de pibe a José María Muñóz. Y después a Osvaldo Wehbe, que yo digo que todos los relatores de la región hemos aprendido algo del turco, nos enseñó a relatar a todos. Es un crack con quien pude compartir una Copa del Mundo”.

En la cresta de la ola desde hace tiempo, el relator cuenta que su oficio es como el del futbolista, que cuando sienta que ya no tenga ganas de ir a la cancha a hacer su trabajo, deberá dedicarse a otra cosa. Sin embargo sus ambiciones al día de hoy pasan más por cumplir en casa y no en el trabajo: “Mis sueños hoy pasan por mi vida y no por mi profesión. Ya entregué 35 años de fines de semanas ausente en casa. Nunca tuve grandes metas, en realidad siempre fui un agradecido y después vino todo lo que viví y yo mismo me sorprendí; pero nada era una cuenta pendiente. Soy más agradecido que exigente. Yo suelo ir a dar charlas a los pibes no para enseñarle a vivir a nadie, sino para contar mis historias y si a alguien le sirve saber que estuve 30 años dándole para adelante para tener por ejemplo esa posibilidad de relatar la selección en un mundial, bueno bárbaro. Hay que aprender que en la vida las cosas no son tan inmediatas como en el celular. Hay que meterle, hay que esperar y respetar a los que están delante de uno; pero nunca dejar de prepararse para que cuando te den la chance de entrar a jugar, la aproveches”, cerró.

ESCUCHA LA NOTA COMPLETA

Más sobre Radio

PUBLICIDAD